dimarts, 14 de gener de 2020

Carta de una madre (y esto es lo verdaderamente importante)

Para mi, esto es lo que cuenta de verdad.
Saber que mi acompañamiento a lo largo de los años a una familia, es percibida de esta manera.
Esta es la satisfacción de un camino con honestidad y coherencia.

Y estoy agradecida.

Carta (mail) de la madre de un pequeño paciente (traducida abajo)

Sóc X la mare del Y, primer de tot dir-te que he anat seguint el que t'anava passant, i la teva decisió final, vistos els esdeveniments, em sembla un acte de coherència i de consciència digne d'admirar.

Jo vull a la Lua, tot lo altre més igual, i justament la vull perquè és la metgessa que vam escollir conscientment d'ençà que el Y tenia 6 mesos, i és la que any rera any ens ha anat confirmant que és la millor, per tot, perquè la salut és algo molt diferent del paradigma que ens obliguen a acceptar, i tu has fet que dia rere dia, tot el que li passava o no al Y prengués un altre carisma, i justament per això, perquè ens has anat ensenyant a prendre consciència de nosaltres mateixos com a persones i pares i concebreu tot des d'un altra perspectiva..., el Y és qui és...o si més no està creixent amb una salut integral.

Per això vull que sàpigues que estic al 100% amb tu, que és meravellós que siguis coherent fins al final amb allò que creus, que lluitis, o més ben dit...que no deixis de fer el que creus que has de fer...

La conferència de Balaguer em va semblar fantàstica, ."..quien tenga ojos que vea...quien tenga oidos que escuche..." , clara i meridiana, ja qui no vulgui veure les coses d'un altra manera després d'això..., realment no les vol veure.

De veritat, em sento superagraida de què la vida et poses en el nostre camí, i d'haver anat creixent aquests anys amb tu, perquè encara que ens veiéssim cada sis mesos, la llavor plantada ha anat fent ella soleta...

(Traducción)

Soy X la madre del Y, antes que nada decirte he que he ido siguiendo lo que te iba pasando, y tu decisión final vistos los acontecimientos me parece un acto de coherencia y de conciencia digno de admirar.

Yo quiero a Lua, todo lo demás me da igual, y justamente la quiero porque es la médica que escogimos conscientemente desde que el Y tenía 6 meses, y es la que año tras año nos ha ido confirmando que es la mejor, por todo, porque la salud es algo muy diferente del paradigma que nos obligan a aceptar, y tú has hecho que día tras día, todo lo que le pasaba o no a Y tomara otro carisma, y justamente por eso, porque nos has ido enseñando a tomar conciencia de nosotros mismos, como personas y padres y concebirlo todo desde otra perspectiva..., Y es quien es...o cuando menos está creciendo con una salud integral.

Por eso quiero que sepas que estoy al 100% contigo, que es maravilloso que seas coherente hasta el final con aquello que crees, que luchas, o mejor dicho...que no dejes de hacer lo que crees que tienes que hacer...

La conferencia de Balaguer me pareció fantástica, ."..quien tenga ojos que vea...quien tenga oídos que escuche..." , clara y meridiana, ya quien no quiera ver las cosas de un otra manera después de esto..., realmente no las quiere ver.

De verdad, me siento superagradecida de que la vida te pusiera en nuestro camino, y de haber ido creciendo estos años contigo, porque aunque nos viéramos cada seis meses, la semilla plantada ha ido tirando ella solita...



divendres, 20 de desembre de 2019

Carta a la Nueva Inquisición



A Milikito (Emilio Molina) y sus adeptos que tanto enfoque y atención ponen en mi persona y que seguro que me estarán observando, como es habitual, les dedico especialmente esta carta:

Me han abierto un expediente en el colegio de médicos de Barcelona.
El motivo, difundir un nuevo paradigma de salud (o viejo, si vamos a las tradiciones ancestrales previas a la ciencia mecanicista que todo lo impregna); alertar sobre los peligros de todas las vacunas; escribir un libro llamado Pediatría para los nuevos niños, etc. etc. Y supongo que ahora ya, formar parte de las personas que hace dos días hemos impulsado el Manifiesto por un mundo sin vacunas.  



Lo curioso del caso es que este expediente está totalmente confeccionado por esos nuevos inquisidores pseudocientíficos que se dedican a espiar y denunciar todo lo que no entra en su cuadrada y rígida mente.

Así, el tal Emilio (que con un alarde de cobardía escribe desde una cuenta anónima llamada Nosinevidencia), Víctor Guisado y algunos más, han tenido a bien recopilar prácticamente toda la información que hay sobre mí y desde mi en las redes sociales, incluso hasta mi libro escaneado. O sea, les hacen en trabajo duro a mis colegas médicos y cual chivatos de la clase van y les entregan toda esta documentación.

Los del colegio, se lo miran, lo aceptan, les complacen y parece que se ponen bajo sus órdenes, convocan un comité deontológico y me amenazan con un expediente por ser la díscola, rebelde y niña mala de la clase. Que bien!

Este expediente que está en curso, y como todo proceso burocrático tiene sus tempos, sigue adelante como las agujas de un reloj.

En la Fira d’Alimentació i Salut de Balaguer de este año 2019, yo ya les dediqué mi ponencia científica sobre Vacunas a mis colegas médicos, su honorable presidente, que opina que “en medicina no hay libertad de expresión” según titular de la Vanguardia hace pocos días, y a los pseudocientíficos citados más arriba. 
La conferencia que ya antes de hacerse generó tanto revuelo, la podéis ver aquí.

Y se la dediqué para que escuchen, vean y lean todas las evidencias que hay en contra de las vacunas y si tienen argumentos válidos que refuten mi ponencia, que los esgriman.

Visto lo visto he de agradecer mucho a todos estos personajes citados su intervención en mi vida. Lo digo en serio.

En primer lugar por hacerme consciente de manera contundente que después de 39 años de pertenecer a esta institución médica, ya no hay ningún motivo para seguir haciéndolo. No estamos en la misma órbita y no necesito para nada continuar en una institución inútil en mi caso y represora con los disidentes. Que ellos sigan su camino y yo tomaré el mio.

Por lo tanto me doy de baja como colegiada y paso a ser una médica pediatra (que los títulos nadie te los puede quitar) ex colegiada, que probablemente seguirá divulgando sobre la verdadera salud y lo que haga falta. Así que siento que vuestro trabajo, apreciados inquisidores de a pié, no os sirva de nada. 
Lo que viene a desmontar lo viejo no soy yo, sino una fuerza enorme que para nada podréis parar, yo solo soy una pequeña muestra apoyada por una base de personas cada vez más despiertas y conscientes que saben donde está la salud y donde la enfermedad.

Y además hay otros motivos que me reservo, respecto a mi camino vital, a los que también ha dado un buen empujón todo este asunto y que quizás algún día explicaré.

Así que gracias, muchas gracias a todos, Dr. Padrós presidente del Colegio de médicos, y todos los otros miembros que han intervenido; a Milikito, Víctor y demás adeptos a la secta pseudocientífica.

Agradecida por ayudarme a dar este paso.

dijous, 19 de desembre de 2019

MANIFIESTO. Por un mundo SIN VACUNAS

Contra todas las vacunas y a favor de la salud y la vida
1. Las vacunas se basan en una teoría de la enfermedad falsa: la Teoría Microbiana o Teoría de la Infección que provocó una supeditación de la medicina a los intereses de la industria farmacéutica, y que sirvió de excusa para declarar la guerra a los microbios, una guerra que ha resultado ser autodestructiva.
2. Las vacunas no encajan con el funcionamiento de la vida tal y como la han concebido las medicinas tradicionales de todo el mundo y como nos lo muestran descubrimientos recientes -y no tan recientes —pero olvidados, despreciados o directamente atacados— en Biología y en otras ciencias.
3. Las vacunas, por tanto, no tienen sentido biológico, lo cual significa que:
las vacunas no pueden tener ningún efecto positivo: esto explica que las vacunas no hayan acabado con las epidemias o disminuido su incidencia. Los documentos históricos, datos, estadísticas e informes no manipulados disponibles demuestran que la evolución de las enfermedades consideradas “infecciosas” ha dependido de la evolución de las condiciones de vida.
las vacunas solo pueden tener efectos negativos. Más aún: todas las vacunas tienen necesariamente consecuencias negativas para la salud y la vida, que pueden ser más o menos graves e incluso mortales, presentarse a corto, medio o largo plazo, y ser reconocidas legalmente o no, aunque todas ellas estén documentadas con rigor. En especial, es muy urgente investigar y precisar el papel de las vacunas en general en el aumento del número de enfermos y en particular en la irrupción y proliferación de las llamadas “enfermedades raras”.
4. Las vacunas, como todos los fármacos, están sometidas a la dinámica del poder económico, político y académico. Esto significa que la información oficial que llega a la mayoría de la población a través de los medios de masas es sesgada o falsa, que los procesos de aprobación están condicionados, que las decisiones políticas están influenciadas y que los programas de vacunación, tanto en el mundo llamado “desarrollado” como en los países mal llamados “pobres”, están controlados por grandes poderes que actúan a través de fundaciones falsamente “filantrópicas”, de organismos internacionales financiados y de la institución clave de la medicina industrial moderna: los laboratorios farmacéuticos y, en particular en este caso, los fabricantes de vacunas.
5. Por tanto, el objetivo para quienes estamos a favor de la salud y la vida no puede ser luchar por una “vacunación libre, o por vacunas “seguras” o “eficaces” (ya que toda vacuna es intrínsecamente insegura, imprevisible, ineficaz y peligrosa), sino actuar para erradicar totalmente las vacunas aportando información radical (de raíz) que ayude al mismo tiempo a cambiar los conceptos de enfermedad y de salud, y, en consecuencia, el actual modelo médico y los actuales sistemas sanitarios.

Invitamos a todas aquellas organizaciones o personas que compartan este enfoque (y que todos nosotros, partiendo de haber aceptado inicialmente la versión oficial, llevamos muchos años ampliando con nuestro trabajo, nuestro aprendizaje y nuestra voluntad de compartir información rigurosa y liberadora) a que se sumen a esta iniciativa, a que la apoyen, la difundan y la impulsen según sus posibilidades y su buen hacer.
17 de diciembre, 2019. Lluís Botinas (Presidente de Plural-21, asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo). Lua Catalá (Pediatra). Enric Costa (Médico de familia). Jesús García (Investigador social). Teresa Morera (Naturópata y ex farmacéutica). Abraham Navarro (Antropólogo y coeditor de Cauac Editorial Nativa). Alicia Ninou (Periodista).

divendres, 15 de novembre de 2019

Antibióticos en pediatría a pesar de todo


 Una noticia que aparece hoy en los medios informativos me da pie para abordar el tema: 

La resistencia antimicrobiana: una amenaça que exigeix estratègies no convencionals

(Al estar en catalán os dejo aquí una página con un buen traductor)

Una vez más la medicina hegemónica sigue con la venda en los ojos y empeñada en su ceguera. Pasa algo parecido con las vacunas.

Parece que ahora toca divulgar que las infecciones no responden a los tratamientos antibióticos y que la causa de ello son las resistencias de los microbios. Como también siguen repitiendo que las vacunas son efectivas. 

Pues ni lo uno ni lo otro. No son las bacterias, multiresistentes o no, las causantes de las crisis de salud en los niños, lógico pues que los antibióticos no funcionen. Como no funcionan las vacunas, algo de fácil deducción cuando continuamente se producen brotes de enfermedades vacunables en niños vacunados de estas.

Sea una cuestión de intereses económicos o de intereses en mantener inamovible un paradigma obsoleto y de paso justificar puestos de trabajo de equipos de investigadores, el caso es que se niegan a abrir otras puertas que les llevarían a resultados diferentes y mucho más eficaces para la salud de las personas.
Es aquello de “si quieres resultados diferentes haz algo diferente”, una máxima que parece estar reñida con el establishment en general y el médico en particular, aunque sería el abc del verdadero científico.

La primera afirmación del artículo ya es falsa, está por demostrar que esas 29000 muertes cada año estén causadas por bacterias, sean o no multiresistentes. 

Y entrando en el concepto de multiresistencia, solo siento ganas de aplaudir a estos seres microscópicos y a la naturaleza que las ha creado por hacer un trabajo tan inteligente y bien terminado.
Si algún tóxico (antibiótico) ataca a un ente biológico (bacteria), esta crea mecanismos o procesos para evitar que dicho toxico la dañe. Parecido a lo que pasa con las ratas que se hacen resistentes a los venenos. Y eso, esa inteligencia biológica no podrá ser igualada por muchos equipos de investigadores y mucha financiación que reciban.

El hecho es que muchas “infecciones” no responden al tratamiento antibiótico simplemente porqué los microbios no son la causa de dicha enfermedad, sino unos colaboradores necesarios para un restablecimiento del equilibrio que alguna otra causa había alterado. 

Es bien sabido ya, por los que hace tiempo investigamos estos temas, que no se ha podido probar la llamada Teoría Microbiana, o sea, que el hecho de que las bacterias, hongos, o virus sean los causantes de enfermedades la ciencia nunca lo ha probado, es una teoría refutada y por tanto sin validez.
Esto se demuestra de muchas maneras que ahora no voy a desarrollar, aunque gran parte del mundo, sus instituciones, los medios de comunicación, la propaganda y la ciencia dogmática sigue actuando bajo estos postulados haciendo oídos sordos a lo que es la verdadera ciencia, la que refuta las premisas que no se han demostrado ciertas.

Por lo tanto, ya pueden ir inventando estrategias que por muy novedosas y prometedoras que pretendan ser, parece que no lo son tanto.
Modificar fármacos preexistentes para sortear las multiresistencias es algo que se lleva haciendo hace tiempo. La Amoxicilina-Clavulánico es un ejemplo de ello. Para que tuviera eficacia frente a gérmenes que ellos consideraban se habían hecho resistentes, se añadió a la amoxicilina (uno de los antibióticos más utilizados) este compuesto (clavulánico) y con ello lo único que consiguieron es un antibiótico con muy mala tolerancia digestiva. 

Cuando hablan de nanopartículas para aumentar la penetración del fármaco se me encienden todas las alertas, por el camino cada vez más “penetrante” y peligroso que están recorriendo en esta carrera imparable de biotecnologías, cada vez más desarrolladas en recursos pero menos en consciencia.

O cuando hablan de utilizar virus contra las bacterias y entran en una incoherencia total, en la cual los virus, tan pronto son sujetos peligrosísimos que nos pueden traer grandes pandemias como pueden ser soldados que matan a las terribles bacterias.

Mirar quien está impulsando este proyecto es revelador, un Instituto de Salud Global que financia La Caixa. El nombre que subliminalmente incluye el concepto “global”, es muy adecuado para lo que ellos consideran y venden como una “amenaza global”, lo cual justifica que bajo el ministerio de salud “global” que es la OMS, se implementen una vez más políticas sanitarias que son una imposición a la soberanía de países y de personas.

Que sea la industria farmacéutica la que parece negarse a investigar más en esta línea, es algo que llama la atención, pero que seguro que tiene alguna explicación oculta por ahora a nuestra vista. ¿No será que ya han visto que este producto tiene poco futuro? ¿No estarán buscando otros caminos para su negocio? Lo iremos observando, ya que parecen traerse algo entre manos.

A pesar de todo este planteamiento y de mi convicción absoluta de que los gérmenes no son esos enemigos que están acechando siempre, dispuestos a atacarnos y enfermarnos, he de aceptar con cierta resignación que este es el paradigma aún dominante, por mucho que algunos queramos desvelar otro modelo más acorde con la naturaleza.

Y algo que se puede comprobar en la práctica clínica es que hay diversos niveles de comprensión de la salud.

Aquellos que ni se plantean que haya algo erróneo en el paradigma médico dominante precisarán de antibióticos (o del nuevo invento que imponga la oficialidad oportunamente) para resolver sus procesos.

Otros que tendrán más apertura mental y empiezan a poner en duda que instituciones, gobiernos, hospitales, sanidad pública tengan la razón estarán abiertos a otros abordajes terapéuticos, como terapias naturales y holísticas, pero seguirán necesitando algo externo que actúe sobre una otitis, bronquitis, neumonía, etc. que son procesos inflamatorios de diversas causas. Entre ellas y muy importantes, las causas de origen psicológico o emocional.

En niños, esas causas son distorsiones de su entorno cercano, o sea, de sus adultos. Pero aunque se comprenda esto, la enorme marca del viejo paradigma microbiano sigue pesando en los inconscientes de pacientes y padres, que necesitan sustituir los antibióticos por otras sustancias externas que a menudo actúan como placebo.

Pocos, entienden y osan dejar actuar únicamente a la propia fuerza vital sin ningún apoyo externo, aunque presumo que este será el gran cambio futuro en el ámbito de la salud.

Siempre explico que los niños son como la grieta que deja asomar el conflicto de la dinámica de su familia, y lo he comprobado muchas veces. Amigdalitis que se repiten, otitis o bronquiolitis, cuando no son causadas por tóxicos como las vacunas, suelen serlo por dichos conflictos.
“Itis”, es el sufijo utilizado por los médicos para indicar inflamación, que no es lo mismo que infección. La inflamación de un tejido u órgano es una respuesta autoreparadora, como la fiebre y el resto de síntomas.

Sin ninguna convicción personal he utilizado en alguna ocasión los antibióticos por considerar que eran el único remedio en que confiaban unos padres - en momentos críticos de sus dinámicas psicológicas familiares - que por otra parte eligen medicina homeopática o natural para su hijo. Y ha funcionado. Igual que un antitérmico baja la tensión que genera el miedo a la fiebre por mucho que se expliquen a una madre los beneficios de la propia fiebre (aunque sea muy alta, que tenemos un magnifico termostato).

Así que diríamos que hay “medicinas” para diferentes abanicos de pacientes, según sea su nivel de comprensión de este nuevo (o no tan nuevo, ya que muchas culturas antiguas lo seguían) paradigma de salud.

Si ha sido necesario un tratamiento con fármacos como antibióticos, o antitérmicos para solventar una crisis en base a lo dicho arriba, creo que cuanto más tarde se empleen o lo que es lo mismo, cuanto más tiempo de trabajar haya tenido el organismo sin injerencias farmacológicas, menor será el perjuicio para la salud. 

Aun así, y hablando siempre de la salud infantil, el niño es muy plástico, muy poco cargado todavía de capas densas, un organismo más cercano a la pureza (sobre todo si no ha sido vacunado y tiene hábitos saludables) y por ello tomas puntuales de fármacos son limpiadas o depuradas fácil y rápidamente si se respetan dietas ligeras, descanso, convalecencias tranquilas y mucho cuidado amoroso.