dissabte, 13 de març de 2021

Esas ganas de remirar nuestras obras

 


Ayer limpié y ordené un armario exterior donde están las basuras, las herramientas de jardinería, la bombonas de butano y algunos trastos.

Esta mañana tenía ganas de volver a ver el armario ordenado y limpio. Lo mismo que cuando planto unas flores o semillas, o estoy haciendo cualquier cosa creativa - como ahora una obra de mosaico para el fondo de una pequeña balsa, el de la foto - necesito mirarlo a menudo, observarlo, y eso me retorna “algo” que me produce satisfacción.

Mientras sentía esas ganas de ver mi armario limpio y ordenado he entendido que es el mismo proceso y sensación que se siente cuando estás enamorada, ya sea de un hermoso hombre o de tu bebé que acaba de nacer. Necesitas verlo cuantas más veces y cuanto más tiempo, mejor.

Y es que aquello que ha sido tu creación; tu trabajo; tu experiencia. Allá donde has aportado dedicación; creatividad; limpieza; en resumen, tu atención e intención, lo has imbuido con tu luz y tu amor.

Una apropiada analogía para esto sería como funciona nuestra atención y dedicación a nuestro mundo interno. A la luz y la oscuridad que somos.

Cuando limpio y ordeno mi armario sucio, he de pasar por la primera fase, sacarlo todo fuera, ventilarlo y dejarlo para poder ver la suciedad. Limpiar esa suciedad, o sea aportar luz a aquella zona oscura que antes no quería ni mirar o lo hacía muy rápidamente por necesidad. Una vez vacío y limpio, plantear una reorganización (maldito Nuevo Orden Mundial que me impide poner el concepto que me viene todo el rato a la mente para este proceso: encontrar un nuevo orden). Solucionar fallos como elevar algunos objetos por si entra agua en el suelo, utilizar mejor el espacio para que quepan mejor las cosas y poner más accesibles las que más se usan, etc. Lo mismo que hay que hacer en nuestro mundo interno.

Determinación para iniciar algo que siempre nos da pereza. Voluntad para enfrentarte a lo desconocido (¿ratas? Alguna serpiente, no sería la primera vez). Trabajo físico de levantar pesos. Hedores, suciedad…

Y eso es iluminar ese espacio, vaciarlo y reordenarlo. Lo mismo que en nuestra psique, o en nuestra alma. Aportamos luz y amor en forma de generosidad por el trabajo hecho y valentía que te retorna la comprensión, de que el miedo a lo que encontrarías no tenía ninguna base. Así que una vez más constatas que el miedo o la resistencia son más grandes en tu mente que en la realidad.

Por eso necesitamos realimentarnos de toda esta energía que hemos dedicado en el proceso, volviendo a observar nuestra obra y recibiendo eso intangible e inefable que nos reconforta y nos da plenitud, aunque sea solo en ese momento de retorno.

Así, mirar y remirar, nuestro mundo interno, una vez limpio y ordenado, con el nuevo aporte de belleza y armonía nos da alas y plenitud y en cada nueva remirada seguimos manteniendo esa relación y esa sensación de higiene. Y eso hace que ya no podamos, literalmente, dejar que se acumule tanta suciedad ni desorden de nuevo, con lo que cada vez el proceso es más fácil.

dissabte, 17 d’octubre de 2020

CARIÁTIDES DEL NUEVO TEMPLO

 cariatides

Quiero inspirarte a ser cariátide del nuevo templo que entre todos vamos a edificar.

Las cariátides son esas esculturas de figuras femeninas que ejercen de columnas para sostener los templos. Seas mujer u hombre puedes ser cariátide puesto que tu alma (femenina) es quien realiza esta función.

La frecuencia vibratoria que estamos alcanzando es muy superior a la del viejo mundo. Esa frecuencia necesita ser sostenida por seres que ya la hayan logrado. Y cuantos más seamos, más estable va a ser el nuevo templo. Un templo de energía y vibración que, por su sutileza, no pesa sobre nuestras cabezas y es más bien motivo de gozo y honor.

Para sostenerlo has de estar libre de miedo y la confianza debe ser tu compañía constante. La confianza en Todo lo que Es, y sobre todo en ti mismo, porqué yo sé que tú tienes esta capacidad. La de saber que eres poderosamente bello, amoroso y capaz.

Medita, respira, siente que eres un emisor de amor y luz y que nada te puede sacar de ese estado. Y a partir de ahora que seas tú quien mantiene tu frecuencia alta y estable en lugar de esperar que los demás lo hagan por ti. Sé la cariátide en lugar del mendigo en el suelo del templo.

Que tu ser soberano ocupe en todo momento el trono en el centro de tu cuerpo y que los vientos más fuertes o las tempestades más violentas solo sean capaces de producirte un ligero vaivén, ya que nada ni nadie puede derrumbar al rey eterno que eres.

Sumémonos más y más a sostener este templo sagrado en construcción y pronto veremos un techo perfectamente horizontal, como una lona tensa, que significará la estabilidad de la nueva frecuencia alcanzada por todas las cariátides y la vuelta a un lugar del cual procedemos pero habíamos olvidado, un mundo más libre, liviano y pleno, para nuestras almas.

 

dimarts, 13 d’octubre de 2020

LOS LÍMITES EN LA CRIANZA. Algunas ideas.


Algunas corrientes ideológicas sobre crianza piensan que no hay que “poner límites” a los niños. Aducen que poner límites es un eufemismo de reprimir.

Si esta es la interpretación que hacen de este concepto yo también estoy en contra de reprimir a un niño para acompañarle en su crecimiento.

Pero es que a veces solo se trata de disquisiciones semánticas o conceptuales. Y por eso es tan importante antes de entrar en polémicas definir lo que cada uno entendemos por poner límites.

Y es que quizás la confusión está en el concepto de “poner” límites y sería más adecuado decir “enseñar” los límites.

Los límites son necesarios cuando se enseñan con amor y empatía, cuando somos capaces de hacerle entender al niño que comprendemos sus sentimientos ante la dificultad que supone aceptar límites, lo que se conoce como “validar sus sentimientos”.Y este es quizás el elemento más valioso que le podemos aportar, ya que le enseña a navegar por el mar de sentimientos y emociones que recorremos los seres humanos en nuestra vida. Le ayuda a conectar con su mundo interno y por tanto a autoconocerse. Y sobre todo, enseñarle que los sentimientos o emociones no han de ser juzgados como buenos o malos.

El primer límite que conoce un alma es el útero. Lo describe muy bien el Ser que es acompañado en su encarnación por los autores del libro “Los nueve peldaños”.

dimarts, 8 de setembre de 2020

EL FRACASO DE LA FALSA CIENCIA

 Nos pretenden hipnotizar y distraer con complejas técnicas y protocolos de laboratorio o valoraciones numéricas estadísticas, que nada tienen que ver con la salud humana o de cualquier ser vivo. Hay que decir que esa pretensión la consiguen en mucha gente, que se la cree, sin discernir ni analizar críticamente la información.

Existen pocos laboratorios de tan alto nivel que puedan sacar conclusiones veraces sobre los llamados virus. Hay bastantes más que puedan observar y experimentar con microorganismos vivos, como bacterias, protozoos, hongos. Pero todos ellos no hacen nada más que experimentar, observar y concluir lo que sucede “in vitro”. Es decir, fuera de un cuerpo humano.

dimecres, 15 de juliol de 2020

Sociologia de una ciudad vacia, pero llena de bozales


Hoy había quedado con una amiga para comer en Girona, pero al final ella no podía y he decidido ir igualmente a hacer unas compras que necesitaba.

Siempre que he de salir de mi paraíso terrenal noto resistencia, siempre desde que estamos en esta crisis planificada, claro.

Aunque soy fuerte; aunque invoco cada día a mi Ser multidimensional y me sé poseedora de todo el poder y la energía que está al alcance de cada uno de nosotros; aunque mantengo y sostengo una frecuencia vibratoria lo más estable posible con la autoconciencia; aunque declaro en mi fuero interno no posicionarme en el victimismo y la impotencia; aún a pesar de todo esto percibo una sutil resistencia a salir a la calle, me parece que es como ir al campo de batalla.

dissabte, 13 de juny de 2020

ADIÓS A 40 AÑOS DE MEDICINA

La carta que me ha enviado esta querida paciente (ahora amiga) me ha conmovido tanto...y me he visto reflejada en un bello espejo, además creo que explica muy bien cómo ha sido mi modo de trabajar en la medicina y por eso la publico para DESPEDIRME de mi labor médica de 40 años.

Como ya sabéis algunos, me voy a dedicar y enfocar totalmente a la música, mi gran pasión. Bueno, y a cuidar mi hábitat natural, que tanto placer me da.

Queridísima Lua,

Debo confesarte que conocer la noticia de que dejas la medicina me ha dejado en shock y me ha hecho llorar mucho. Víctor también se ha quedado parado cuando se lo he dicho y me ha preguntado porqué lo dejabas y quién iba a ser su pediatra a partir de ahora. En un primer momento, yo también he sentido que me quedaba huérfana de pediatra... pero luego, mirándolo con otros ojos, me he dado cuenta de que es imposible que se rompa la conexión que nos une, porque siento que ésta va más allá del plano terrenal. Aún recuerdo cuando hace unos años, en mi primer hilo, soñé que dejabas la pediatría y cuando te lo conté me dijiste que la idea ya te rondaba por la cabeza... parece que ese día ha llegado y aunque siento mucha pena por ello, ya que creo que la pediatría pierde a una GRANDÍSIMA PROFESIONAL: humana, completa e íntegra a todos los niveles (personal, emocional y espiritualmente), también siento ALEGRÍA por ti y mucha ADMIRACIÓN, por tu valentía y por tu capacidad para soltar y desapegarte de esos 40 años de profesión.