dijous, 26 de març de 2020

Juego de confinamiento


Todo pasa todo pasa, todo llega todo llega.
Este era el mantra casero de mi abuela, que me repito a menudo y os regalo para que lo utilicéis en este momento.


Estos días mi corazón se conmueve cuando pienso en todas estas familias con niños y adolescentes en casa sin poder salir, a veces en espacios pequeños. 

Soy madre de tres hijos, ya adultos y se lo que esto puede llegar a alterar. 

Por cierto, soy también abuela de dos preciosas niñas, Alba de casi dos años y Clara que está por salir del útero en estos días, será una nacida en confinamiento, algo para contar a sus nietos.
Dos luminosas perlitas que sus padres han querido nombrar con nombres de luz.

Pero a lo que iba. Hoy mi inspiración mientras meditaba ha sido esta: un juego para adultos y niños.

Creo que casi todos a partir de 6-7 años pueden practicarlo, pero siempre hay sorpresas y mas hoy en día con esos niños tan conectados que vienen a la Tierra. 
Así que a criterio de los padres, ellos sabrán si uno niño de tres, cuatro o cinco también es capaz de jugar.

El juego.

Sentados con la espalda recta, puede ser en el suelo con las piernas cruzadas pero también en una silla.
Los ojos cerrados, ayuda taparlos con un pañuelo o un antifaz.
Se trata de observar la propia respiración y contar cuantas respiraciones se hacen sin que aparezca ningún pensamiento.
A la que aparece un pensamiento, se etiqueta como pensamiento y se vuelve a empezar a contar.
No se cuenta como pensamiento las sensaciones corporales que se noten.
Como nadie puede comprobar ya que es una experiencia personal, es cada uno que tiene que "competir" consigo mismo, de nada sirve engañar a nadie. 
Se pueden poner metas a gusto de cada familia o quien proponga el juego. Por ejemplo, cuando llegues a 10 te autoconcedes un premio (lo cual también les ayuda a elevar su autoestima y a saberse soberanos).

Se recomienda silencio en el entorno o alguna música tranquila que ayude a relajarse. 

Y si se hace en grupo siempre es mas eficaz.

También ayuda montar un pequeño altarcito (que es bueno colocar en medio si hay un círculo) con los cuatro elementos, una vela, incienso, un bol con agua, una piedra, se pueden añadir también plantas o piedras como cuarzos.Cada niño puedo poner un objeto que tenga para él un significado especial, puede ser un muñeco o algún amuleto que pueda después utilizar en momentos necesarios, como un amigo que siempre le acompaña.

Lo interesante es que con este juego se practica la meditación y la conexión con el propio Ser sin decirlo. 
La experiencia que cada uno haya de tener le sucederá y el mismo sabrá si esta es una herramienta que le apetece seguir usando, lo que es seguro es que cambiará dinámicas viciadas en ambientes cerrados estos días y dará un poco de oxigeno energético en beneficio de todos y además y lo mas importante, inicia ya a los niños a esa conexión consigo mismos cuando todo, hay en día, les vuelca para afuera, sobre todo las tecnologías.

Se abre el juego!!

diumenge, 22 de març de 2020

Siendo una burbuja de paz en la matrix. Propuestas.



"Estamos en una guerra. Europa está en guerra” nos dispara Pedro Sanchez.

Mensajes televisados al más puro estilo Gran Hermano, todos en casa mirando la tele, es el mejor panorama para este gran experimento de control social, al que ya muchos denominan guerra o utilizan lenguaje bélico.
Torra, por ejemplo, ha dicho en su comparecencia "estado de sitio... ay perdón, estado de alarma” (como se cuela el subconsciente).

Drama, victimismo, heroicidad, tocar la fibra, patriotismo.

La ciencia como Dios, y los científicos como sus sacerdotes, que son los únicos que saben qué hay que hacer (los científicos del sistema claro, porque todas las voces que se alzan cuestionando esta crisis somos acallados o censurados).
Nombrar continuamente a los especialistas, científicos, expertos y hasta, por parte de Sánchez en dos ocasiones hoy, ha salido la vacuna: "hasta que no tengamos la vacuna no podremos vencer a este enemigo". 
El enemigo ideal por su invisibilidad.
Crea el problema y ofrece la solución.

Acusar, señalar con el dedo, juzgar y estigmatizar a cualquier persona, llamándole insolidario si decide ir a dar un saludable paseo. Colas para comprar en mercados locales al aire libre, entrega de guantes pero luego dentro casi nadie respeta este 1’5 metro de separación (otra arbitraria medida).
En Catalunya están lanzando el mensaje de que “hay que llevar el certificado de autorresponsabilidad” y luego con a boca pequeña dicen que no es obligatorio, pero todo el discurso, imágenes, etc. que acompañan a esta noticia, te lleva a pensar que mejor lo llevas, aunque te parezca lo más absurdo del mundo, a la par que otra medida totalitaria encubierta.

Un montón de incongruencias desde el punto de vista epidemiológico, medidas acientíficas, con grietas y agujeros por todas partes.
Hasta los periodistas en rueda de prensa le piden explicaciones al presidente para esta diferencia de criterios en las medidas de seguridad, como entre España y Portugal, o con otros países, y claro las respuestas son ambiguas, como suelen hacer los políticos cuando no tienen respuesta.

Por ejemplo, ¿por qué en países europeos aconsejan salir a pasear y hacer deporte como una medida de salud y aquí multan por ello? ¿Es que el virus actúa diferente en Bélgica que en España?

Son tantas estas medidas acientíficas e incoherentes que sería demasiado largo nombrarlas, lo cual demuestra claramente que todo esto tiene otro objetivo -no el de luchar contra un enemigo que nadie aún ha demostrado que exista- que es crear un estado en la mente colectiva, de algo que puede llegar a ser, pero no es. 
El famosísimo colapso del sistema sanitario como pretexto para justificar un estado de sitio, injustificable de otra manera, en nuestros -ja ja ja- democráticos países.
Prueba de ello, los numerosos testimonios escritos o filmados de hospitales vacíos o con mínima actividad.

Y estos personajes famosos como el presidente Torra, positivo a coronavirus, que siguen trabajando y mostrando públicamente su buen estado de salud, ¿no demuestra que es todo una campaña ejemplificadora, para seguir con estas consignas tan bien pensadas por expertos en márquetin, para un lavado de cerebro de la población?

Campaña que rápidamente ha adquirido un símbolo, un arco iris (dale con usar este símbolo bello y universal, para fines manipuladores) y el mensaje “quédate en casa”, que niños y crédulos en general están difundiendo. Lo he visto hoy en dos ventanas cuando salia a comprar, como una buena y obediente ciudadana.

¿Y cómo nos podemos explicar por qué en Alemania o en Rusia hay tan pocas defunciones?
Hoy me he enterado de que Rusia tiene 144 millones de habitantes (curioso número) y solo 306 casos de coronavirus (sigo con numerología y los dos suman 9, pero nada, son neuras mías), aunque rápidamente están los medios de comunicación masivos diciendo que no se creen estas cifra y lanzando sus críticas contra Putin, que sí cerró fronteras en seguida, pero no ha establecido ningún confinamiento a sus paisanos. Afortunados rusos.

Por cierto ¿qué está pasando con el temible virus en países muy poblados o más pobres como India o países africanos? ¿No era que el virus no atiende a fronteras? ¿Porque no sabemos cifras de casos, muertes, medidas de estos países?

Pero como dice aquel divertido youtuber que acabo de descubrir y me gusta por la verdad que hay en su mensaje, vestido de frikismo: “deja a los borregomatrix que sigan su camino, de nada sirve querer explicarles nada”.
Pues eso, no voy a convencer a nadie y solo me desahogo y quizás escribo para sintonizar con gente que lo ve como yo.

Vamos a hacer nuestro trabajo que es aprovechar la oportunidad que esta situación nos da, para encontrar el sentido.

Para eso propongo que cada uno, en su cautiverio forzado, se pregunte qué sentido tiene para él, concretamente, la situación en que se encuentra. Porqué hay casos de todos los colores, y cada uno está justo allá donde la existencia lo ha situado, y es por algo, para entender algo, para aprender.
Para entender quién es y para que está aquí, en este momento.

Propongo meditar y tener conciencia de la respiración, sobre todo cada vez que afloren sentimientos o emociones del signo que sean.
Van a aflorar, rabia, tristeza, impotencia, perplejidad o también alegría, paz, esperanza. Déjalas salir, respíralas, obsérvalas y no las reprimas o escondas, tampoco las desarrolles, quédate en un refinado punto medio, que ayudará a que se diluyan cada vez más.

Propongo mirar o escuchar el mínimo las noticias, para estar informados de medidas que nos atañen y nada más. O en todo caso quien tenga ganas e hígado, puede mirarlas más para practicar el análisis crítico y el discernimiento y compartirlo con los demás. Desvelar mentiras y engaños y aportar una pieza mas al puzzle es un gran aporte.

Propongo desechar de entrada videos o noticias que generan miedo, y nos pintan escenarios apocalípticos y de terror, que perpetúan la preocupación y nos sitúan en un bajo estado anímico, contrayendo nuestro biocampo energético.

Al revés, haz actividades que lo expandan, que te eleven el ánimo, escucha música (la clásica es de las mejores para esto), baila, canta, escribe, pinta, sé creativo, tal vez es el momento de encontrar esa faceta que no pensabas que tenías.

Y muchos de los que estamos ya despiertos o desperezándose vamos a encontrar ese sentido, aunque sea traspasando momentos de dificultad, y entenderemos que todo está bien como está. 
Buen trabajo!




dimarts, 17 de març de 2020

Mas de lo mismo, uf!



200.000 millones de euros, 20% del PIB, un montón de medidas económicas, una cifra inmensa que nos anuncia el presidente del gobierno español, que a mí me confirma la estrecha relación de esta crisis con un evento económico mundial, ya que son generosas medidas que se están tomando simultáneamente ( y ojo con el detalle y tanta coordinación) en muchos países.

Por cierto, como les gusta jugar con los números, fijaros el 2 y el 0 son los que forman el año 2020. Como ya se está diciendo en muchas partes (ver aquí para mas información):
 
"El sistema financiero cuántico QFS cubrirá la nueva red mundial para la transferencia de oro o dinero respaldado por activos, iniciada por Rusia y China con el fin de reemplazar al viejo sistema ‘Swift’ controlado centralmente por Estados Unidos.
Este nuevo sistema funciona en un ordenador cuántico, situado en un satélite en órbita, y está protegido por programas espaciales secretos con el fin de asegurar que no se pueda piratear.

Dicho sistema QFS es el que tiene que implementarse en todo el mundo y eso requiere de una cortina de humo tan eficaz como un fantasma llamado virus. 
Fantasma por invisible, ya que ninguno de nosotros somos capaces de evidenciar a dicho “enemigo”.
Por cierto, el lenguaje bélico es el que está desplegándose por todos y cada uno de los portavoces que nos informan desde las instituciones. Ganaremos, venceremos al enemigo, vamos a salir victoriosos, lucharemos todos unidos… lenguaje del viejo paradigma, pero no olvidemos estamos saltando al nuevo, esos políticos aún no se han enterado.
Y decía que es un fantasma ya que ni tu ni yo podemos percibir a este enemigo tan bien pensado (ni siquiera los mismos científicos que yo sepa, han aislado el virus). 
Y qué mejor que una amenaza invisible y desconocida, que solo podemos reconocer por signos indirectos como cuatro síntomas gripales que padecen millones de personas cada año en todo el mundo, para atribuirle el terrible mal que nos acecha y repetir hasta la saciedad la palabra “contagio” que nos sumerge a las profundidades del inconsciente colectivo, como el peor mal que puede acaecer, peor aún que una guerra, ya que este enemigo es imprevisible e incontrolable.

Algo que observo entre divulgadores o informadores independientes, en principio no sospechosos de ser manipulados por todo este programa, es que lo ponen en duda, lo critican, desvelan las mentiras y el engaño, pero casi todos (excepto pocas y honrosas excepciones) meten la cuña de “hay que ser prudentes con ese virus y protegerse”.

¿En qué quedamos? ¿Estáis desvelando esta temible pandemia virtual como una manipulación pero os creéis que sí hay un terrible virus que nos va a atacar? Y ese es el nivel de confianza en sus propias palabras y teorías: todo es una farsa... pero cuídate del virus.

Un cuadro clínico (me niego a llamarlo virus) que no va más allá de cualquier cuadro sintomático gripal. Que buena estrategia, muy inteligentes quienes lo hayan planeado.
Si la dicha enfermedad cursara con síntomas extraños, erupciones, síntomas neurológicos, etc. hubiera sido muy difícil crear esta pseudopandemia, pero en cambio tomando el resfriado común el éxito está asegurado.

Muchos de estos divulgadores críticos con esa “matrix” en que estamos creen o suponen que el tal virus es un artefacto de laboratorio creado por el hombre, una de las hipótesis que más corre por la red, entonces ¿cómo hemos de ser prudentes? ¿de que servirían todas estas medidas tan restrictivas para luchar contra un enemigo que no sabemos cómo actúa, como se contagia, qué desarreglos produce en nuestro cuerpo? 

Y mi insistente pregunta ¿Cómo habrían conseguido que un material genético, o quizás nanotecnológico, se propagara con esta facilidad por el aire sin tener conocimiento de su manera de proceder en un ensayo nunca visto a nivel global? Y ese presunto virus fabricado y lanzado al aire ¿creéis que es tan fácil conseguir que actúe como una gripe común? ¿Que se mantenga tan modosito dando solo cuadros benignos en pacientes sanos? ¿No es más fácil (aquello de la navaja de Ockham, la explicación más simple es la más probable) pensar lo dicho más arriba, que todo es un gran invento que utiliza la gripe común? Un virus soltado de laboratorio muy bien podría empezara a descontrolarse y generar síntomas diferentes, más o menos graves, desconocidos o imprevistos.

A mí no me cuadra nada de todo esto y me produce risa escuchar a los políticos y su enorme talento para hablar y hablar sin decir nada, sobre todo sin responder las preguntas de las ruedas de prensa que se hacen cada día. 
¿De qué sirve que un periodista pregunte cuantas camas de UCI hay en Catalunya y cuál es su ocupación (dato por cierto que me encantaría saber) si la consellera de Sanidad que bien poco sabe de sanidad, solo sabe responder que hay cientos de camas y luego le sigue una larga retahíla de argumentos repetidos hasta el aburrimiento y no responde al dato importante de si de verdad faltan camas en las UCI, cosa que me hace pensar en la ineficacia de esta señora o en su sagacidad para evitar responder y que no veamos como todo este miedo al colapso sanitario es un bluf.

En esta línea está el otro argumento - también repetido en las redes sociales por quienes solo expresan su miedo - de que en Italia sí que hay muchos problemas de falta de recursos hospitalarios. 
Me temo que todos hablan por lo que se dice, por los titulares y lo que interesa difundir (he tenido bastantes intercambios acerca de este argumento concreto que se basa en que hemos de estar preparados para esa posible avalancha y colapso en los centros sanitarios).
Y me temo que ninguno de los que defienden vehementemente esto han estado allá y han comprobado si los pacientes carecen de camas o respiradores.

Lo de los respiradores, por cierto es otro de los bulos que interesa gritar y a mí me lleva a relacionarlo simbólicamente con que estamos todos faltos de oxígeno y de aire puro, que no podemos respirar este estado de sitio claustrofóbico a que nos someten sin motivo.
Que tanto hablar de neumonías, dificultad de respiración, oxigeno…nos enfoca en el corazón, en nuestro cuarto chakra, que es el que en este momento cósmico-astrológico evolutivo, se está activando y se debe activar si queremos seguir transformados a otro nivel de conciencia. Y que quien ya da su etapa mundana de esta encarnación por terminada y no se ve con fuerza para ese trabajo personal o no le ha llegado el momento, decide marcharse.

Para analizar lo de Italia leo un artículo que me ha llegado y veo su titular, tendencioso como mucho de lo que nos regala la prensa.

Italia "deja morir" a los mayores de 80 años por una sanidad colapsada

Y cuando leo el artículo me encuentro con frases como estas:
“Italia todavía dispone de suficientes camas” “Italia tiene 5.090 camas de cuidados intensivos, que por el momento supera el número de pacientes que las necesitan” “Todavía hay lugares de cuidados intensivos disponibles”
 O sea, que toda esta alarmante situación que nos explican de Italia es solo lo que “podría ser si”. 

¿Vemos cómo están utilizando situaciones de futuro que no existen para provocar pánico, para conseguir el fin que pretenden que es mantener al mundo confinado y en parón?
Lo de no llevar a UCI a pacientes mayores de cierta edad ya hace tiempo que se aplica en todos los hospitales del mundo y es una medida muy lógica. En mi época de estudiante de medicina en prácticas ya se hablaba de esta medida. 
Luego en letra pequeña se lee que en realidad cada caso se valora aparte, que no es lo mismo un paciente crónico terminal, que uno de 80 años que tanga buena salud. Y es que otra cosa es lo de las muertes, que muchos ya hemos dicho repetidamente, mueren los que igual morirían por ser su estado ya cercano al final y que cualquier agudización solo es un empujón a terminar su vida en este plano.

Me gustaría que cada cual que lee un artículo o ve un vídeo fuera capaz de ir más allá del titular y analizar a fondo la letra pequeña del cuerpo del texto para discernir donde está la verdad y donde la manipulación.

Voy a terminar aunque sé que me dejo cosas en el tintero que continuamente me surgen en la mente , con la casi necesidad de compartirlas, seguiré en esa labor.

Pero antes de terminar quiero aclarar que hay dos fuerzas en mí al respecto de toda esta crisis. Por un lado desvelar la gran mentira que han llamado Pandemia y por otro dar luz a mi sospecha ya de hace días de que esta crisis es una cortina de humo para que se produzca ese famoso reseteo económico mundial propiciado por la llamada Alianza de la tierra, en bien de todos.
Cómo se conjugan ambas cosas aún me parece un misterio.

Sí que es verdad que dicha situación parece tener bien presente esa dualidad que es característica de nuestra densidad 3D. 
El bien y el mal en una tremenda lucha entre bambalinas que según mis informaciones tiene claramente ganada la línea de tiempo evolutiva hacia el aumento de frecuencia vibratoria del planeta, aunque estemos presenciando los últimos coletazos del monstruo en forma de manipulación, caos, engaño, tiranía, tecnologías nocivas, amenazas de vacunas transgénicas, etc.
Pero no quiero dar lugar a esta escena apocalíptica para no crearla, y pienso que si no nos dejamos invadir por toda esta basura informativa somos capaces de crear una realidad mejor.
Pero si le preguntáis a mi sentir, a mis hemisferios cerebrales, izquierdo con toda la información recopilada y derecho vía de la intuición y al cerebro de mi corazón, os diré que estamos en un momento privilegiado de la humanidad y que el único remedio que de verdad sirve es el camino interior para recordar quienes somos y de dónde venimos y que por tanto, la solución, el remedio, la medicina es individual, no hay recetas comunes.