dimecres, 10 de novembre de 2021

¡ES JUSTO AL REVÉS! Tu hijo no necesita pagar un peaje para entrar al mundo.

 

La pregunta de un padre sobre cómo criar a un niño sin vacunas, me hace ver con meridiana claridad, como incluso entre los disidentes de la narrativa oficial sanitaria, ha calado hondo el programa incrustado por la medicina industrial.

El padre, con muy buen criterio y voluntad, me explica que como no van a inocular a su bebe de nada (no solo de la de moda), van a ser muy cuidadosos y especialmente conscientes de la alimentación, el entorno, el clima emocional, estrés, etc.


De entrada, parece todo muy normal y loable, pero eso me ha hecho notar que esta respuesta ya la he oído muchas veces entre mis expacientes y otros padres que son conscientes en la crianza, pero en cambio esconde una insistente y obstinada programación subliminal.

Pareciera como si el hecho de no vacunar necesitara alguna compensación para la salud, deduzco que porqué es como si el organismo se quedara sin protección.

Pero ¿qué protección? ¿La que dan las vacunas?

He ahí el programa luciferino, hasta en los padres más despiertos o aquellos que están desperezándose de la hipnosis colectiva, hay una voz que les hace pensar que si no inoculan a su hijo de nada, este queda de alguna manera desprotegido.

Como ya decía en un titular, parece que se necesite un peaje para venir al mundo.

Este es también el motivo por el que, a veces, piden vacunas homeopáticas o medidas similares que no tienen ninguna base lógica.

¡Es justo al revés! Por algo estamos en una matriz invertida.

Los niños vacunados son los que necesitan más cuidados extra, porqué su terreno está peor.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada